Adanero

Adanero es Sencillez. Autenticidad. Tranquilidad. Descanso. Sosiego. Relajación. Convivencia. Libertad. Luz. Estrellas

Naturaleza

En Adanero, una Ilustre Villa que ahora ha quedado en un pequeño pueblo de la comarca de La Moraña abulense con apenas 200 vecinos, encontrarás paz y seguridad en un entorno natural de senderos llanos, pinares y cultivos de cereales, para que conectes con lo esencial.

A 911 metros de altitud, el clima es seco, frío y siempre con un sol brillante y cielos estrellados que ofrecen un espectáculo cada atardecer.

La Moraña nos habla de personajes tan ilustres como Isabel La Católica, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz o Vasco de Quiroga. Entre otros muchos, San Ignacio de Loyola y Fray Luis de León se trasladaron a estas tierras en busca de la serenidad de sus paisajes limpios y llanos, acompañados por el trinar de las aves.

La estepa cerealista morañega es una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), la avutarda es nuestra vecina ilustre y también la acompañan alcaravanes, sisones, ortegas, perdices, cernícalos, tórtolas, búhos o pájaros carpinteros.

Sin salir del pueblo, podréis ir a saludar a los azulones, fochas, correlimos y andarríos que os esperan en el Lavajo San Antón, porque los humedales son zona de descanso de miles de aves (gansos, ánades, cercetas, cigüeñas y avefrías) en migración entre Europa y África.

Paseando por llanuras y pinares, en una hora llegas a Pajares de Adaja, Gutierre Muñoz o Sanchidrián.

Cultura

Aquí descubrirás la arquitectura mudéjar, con su ladrillo y teja árabe. Los moros nos dejaron un legado del que estamos orgullosas. Solo tienes que mirar la fachada de nuestra casa y de los edificios que nos rodean.

El Palacio de los Condes de Adanero, detrás de la casa, tiene una magnífica portada labrada con el escudo tallado del apellido Núñez de Prado de finales del siglo XVII.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, declarada Bien de Interés Cultural con categoría de monumento. Su interior es muy bonito también, y tiene pinturas de gran valor, un Murillo entre ellas.

El Ayuntamiento o Palacio Consistorial de la Villa de Adanero, es un interesante edificio de mediados del siglo XIX, con un reloj muy antiguo que marca las horas con campanadas.

El frontón o juego de pelota, situado detrás de la casa, data del siglo pasado y corresponde al tipo tradicional de juego de pelota de pared única, anterior a la importación del de doble pared más extendido.

La Ermita de Jesús Nazareno es del S.XVI que está en un paseo a menos de 1 Km del pueblo, tiene un retablo Mayor del S.XVIII.

Todo se visita en media hora. Si caminas más, te sales del pueblo.

Nuestra gastronomía se caracteriza por la gran reputación del queso curado de oveja, además de las buenas carnes como el chuletón, pero el plato estrella de la cocina morañega es el tostón o cochinillo asado, sin olvidar el cordero, las legumbres, judías, garbanzos, lentejas y los embutidos, acompañados de los vinos de la Denominación Origen Rueda que se producen en la zona de Madrigal.